Antes y ahora, la fama de la Isla de Philae recorre el mundo al haber sido reconocidos sus valores estéticos, artísticos y religiosos que atesora.

Entorno mágico, la isla emerge del Nilo exhibiendo sus maravillosos templos, fiel muestra de la majestuosidad del arte y del buen gusto. La isla de Philae es una fascinante formación natural que aunque haya sido trasladada, a la isla de Agilkia, ha sido y sigue siendo fuente de inspiración de muchos y diferentes artistas.


Ángel Salvadó